Isla de Pulau Padar, Parque Nacional de Komodo
Asia,  Indonesia,  Sin categoría

3 días en Komodo

En el anterior post, podéis ver toda la información sobre como llegamos, dónde nos alojamos, el presupuesto de viaje de nuestra aventura por Komodo.

Aquí os detallo nuestros tres días de viaje por Komodo, día por día, qué hicimos, las playas que visitamos, nuestra opinión, etc

🔸 Komodo día 1

Nuestro vuelo desde Bali se retrasó, algo muy normal en los vuelos nacionales en Indonesia, y llegamos a Labuan Bajo al atardecer.

Nos recogió un conductor del hotel, y nos recibieron con una bebida de frutas frescas y un atardecer frente a la bahía de ensueño.

Atardecer desde el Sunset Hill Hotel en Labuan Bajo
Atardecer desde el Sunset Hill Hotel en Labuan Bajo

Alquilamos una moto en el hotel, por unos 6€ más o menos y nos fuimos a conocer la zona más concurrida de la ciudad, el puerto.

En Labuan Bajo hay un famoso mercado de pescado en el puerto, dónde los comerciantes tienen puestecitos con pescado de toda clase y color, recién pescado, y brasas al lado para prepararlo a la parrilla.

Lo recorrimos admirando la cantidad de peces diferentes a nuestra gastronomía que allí pudimos encontrar, pero no nos dio la situación seguridad suficiente como para cenar en el mercado.

Night fish market, Labuan Bajo
Night fish market, Labuan Bajo

Cenamos en el Bajo Bay Fisherman’s Club, pescadito a la brasa y nos tomamos una copa frente al mar. Volvimos al hotel para descansar ya que nuestra excursión del día siguiente empezaba temprano.

🔸 Komodo día 2

Nuestro segundo día en las islas de Flores, iba a ser uno de los platos fuertes del viaje. Haríamos una excursión desde el amanecer al atardecer por diferentes puntos del Mar de Flores.

En este enlace, os dejo el link directo a la excursión que contratamos. Para poder hacer bien esta excursión, hay que madrugar mucho, ya que el punto más alejado que es la isla de Komodo está a unas dos horas.

Dragón de Komodo en la isla de Komodo
Dragón de Komodo en la isla de Komodo

Unos diez días antes de la excursión, y estando ya en Asia, recibimos un email advirtiendo que cambiaban el horario de la excursión debido a la festividad.

Nos recogieron ya tarde, y nos llevaron al embarcadero de un hotel donde subimos a una especie de yate turístico grande con al menos unas 40 personas más.

Isla de Pulau Padar, en el Parque Nacional de Komodo
Isla de Pulau Padar, en el Parque Nacional de Komodo

Nuestra primera parada fue Pulau Padar, una preciosa isla con una cadena montañosa que desde su punto más alto tiene forma de estrella.

La subida es algo costosa, y más a pleno sol , pero las vistas al llegar arriba son espectaculares y valen muchísimo la pena.

Isla de Pulau Padar, vistas desde el punto más alto
Isla de Pulau Padar, vistas desde el punto más alto

Al bajar, nos dimos un baño en una playa en la que estuvimos solos, junto a una pareja de hermanos españoles que conocimos en el barco.

Llegamos a la isla de Komodo un rato más tarde, me sorprendió mucho que la playa estaba abarrotada de gente preparando fogatas de comida y celebrando con música por todo lo alto.

Esto ya me dio una impresión de que aquella isla, no iba a ser tan salvaje como me esperaba, y que los dragones de Komodo que íbamos a ver, quizá serían pocos.

En primer lugar, el ranger que nos tocó nos dio las indicaciones de seguridad pertinentes. No alejarse del grupo, no molestar a los animales, no acercarse a los dragones de Komodo cuando los vieramos, etc

Nosotros a varios metros de un dragón de Komodo
Nosotros a varios metros de un dragón de Komodo

Tras 10 minutos caminando isla a dentro, encontramos los primeros dragones de Komodo. La verdad es que la sensación es bastante acojonante, pero son animales en general tranquilos.

No nos dejaron alejarnos de la zona, y por supuesto, no nos dejaron acercarnos a los dragones. Nos tomamos unas fotos y el ranger nos dijo que era inútil adentrarse más en la isla puesto que ellos ya habían hecho más visitas en el día y sabían que no íbamos a ver más dragones de Komodo.

Dragón de Komodo, Parque Nacional de Komodo
Dragón de Komodo, Parque Nacional de Komodo

Estaba claro, que el ranger y los demás vigilantes, lo que querían era volver a la fiesta de la playa, dónde estaban celebrando el final del ramadán, pero a nosotros la situación nos cabreó muchísimo.

Dragón de Komodo, Parque Nacional de Komodo
Dragón de Komodo, Parque Nacional de Komodo

Para colmo, al llegar al barco, los chicos de la agencia nos comunicaron a los pasajeros que iba a ser imposible realizar todo el recorrido en ese día, puesto que habíamos empezado la excursión muy tarde.

Mientras la situación de cabreo y decepción iba increscendo, nos llevaron a la famosa Pink Beach, o playa rosa, a practicar snorkel.

Aprovechamos al máximo el tiempo que estuvimos allí, nadando entre corales y peces de colores. Por suerte, esta parada dentro del Parque Nacional de Komodo, no estaba abarrotada de turistas.

Fondo marino en Pink Beach, Parque Nacional de Komodo
Fondo marino en Pink Beach, Parque Nacional de Komodo

De vuelta a Labuan Bajo tuvimos unas vistas espectaculares. Las islas del Parque Nacional de Komodo son una auténtica maravilla y muchas de las playas son vírgenes.

Llegamos ya de noche tras casi dos horas de trayecto y sin prácticamente luces. En nuestro hotel nos estaban esperando dos chicos jóvenes para darnos explicaciones.

Atardecer en el Parque Nacional de Komodo, desde el mar
Atardecer en el Parque Nacional de Komodo, desde el mar

Resulta que la empresa Perama, había juntado a sus pasajeros con otra empresa que tenía más reservas. Perama desconocía que la empresa nos cambiaría el horario de inicio de la excursión y que no tendríamos tiempo a visitar las islas del Parque Nacional de Komodo.

Por este motivo, nos devolvieron unos 30€ entre los dos, de los 70€ por persona que nos había costado la excursión.

Restaurante Mediterraneo, Labuan Bajo
Restaurante Mediterraneo, Labuan Bajo

Salimos a cenar con nuestros ya amigos españoles a un restaurante en el centro de Labuan Bajo, dónde cenamos riquísimo. El restaurante se llama Mediterraneo, aquí podéis visitar su web.

🔸 Komodo día 3

Nuestro tercer día en el Parque Nacional de Komodo, nos iba a sorprender muchísimo.

La empresa Perama, en compensación de lo ocurrido el día anterior, se portó genial con nosotros. Nos recogieron temprano y nos llevaron al muelle, dónde nos esperaba una embarcación de madera solo para nosotros.

Aquí os dejo el enlace y la información de la excursión que contratamos.

Visitamos varias islas prácticamente desiertas, y el patrón de la embarcación y su ayudante, nos llevaron a varios puntos con coral precioso.

Estrella de mar en Kenawa Island, Parque Nacional de Komodo
Estrella de mar en Kenawa Island, Parque Nacional de Komodo

La primera parada fue Kenawa Island, dónde vimos estrellas de mar de color azul, peces payaso y de todo tipo. En esta isla, vimos a muchos autóctonos que estaban preparando las fogatas en la playa, para continuar celebrando.

El Parque Nacional de Komodo está cerca de la gran barrera de coral australiana, y su fondo marítimo es una pasada.

Practicamos snorkel en varios puntos, y vimos peces de todos los colores y tamaños imaginables. El agua era completamente cristalina y la arena fina y blanca, por lo que el fondo se ve espectacular.

El coral en la zona del Parque Nacional de Komodo y en general en el mar de Flores, es mucho más bonito que en el mar de Bali, y es que en Bali, se practicaba la pesca con dinamita, por lo que el coral está bastante destruido.

Fondo marino Parque Nacioanal de Komodo
Fondo marino Parque Nacioanal de Komodo

El agua en esta zona del mundo es bastante cálida, por lo que pasar horas sumergido observando pececillos no supone un problema.

Hicimos una parada en Seraya Island para descansar un rato. En esta isla hay un resort que es una pasada, comimos algo y nos tomamos unas cervezas mientras disfrutábamos del paisaje.

Descansando en Seraya Island, Parque Nacional de Komodo
Descansando en Seraya Island, Parque Nacional de Komodo

En Bidadari Island, estuvimos completamente solos, recorriendo la arena y bañándonos. Aquí vimos un tiburón pequeñito. Vicent se cortó con el coral y tuvimos que salir del agua por recomendación del patrón de la embarcación.

Snorkel en Bidadari Island, Parque Nacional de Komodo
Snorkel en Bidadari Island, Parque Nacional de Komodo

Volvimos a Labuan Bajo super felices por todas las cosas bonitas que habíamos visto durante ese día. Fue una pasada poder disfrutarlo solos y movernos por dónde nos apetecía.

En la ciudad, buscamos la panadería Kudapan Nusantara, dónde compramos los bollos verdes de té matcha famosos de Labuan Bajo y que os recomiendo probar.

Vimos atardecer desde la azotea del famoso restaurante-local de copas Le Pirate, de Labuan Bajo. Esta empresa ofrece unos viajes en barco por el Parque Nacional de Komodo brutales, os recomiendo que echéis un vistazo.

Nuestra última cena en Komodo fue en el restaurante italiano MadeInItaly. Este restaurante es espectacular, aunque es caro para ser Asia, pero como punto final de nuestros días en las islas de Flores valió la pena.

Cena en restaurante MadeInItaly, Labuan Bajo
Cena en restaurante MadeInItaly, Labuan Bajo

Al día siguiente a las 8:30 de la mañana, nos pusimos rumbo vuelta a Bali y dimos por finalizada nuestra aventura para ver dragones de Komodo.

En resumen, y como ya os conté en el anterior post, nuestra aventura por Komodo fue maravillosa. Siempre comentamos que las mejores playas que hemos visto sin duda son las del Parque Nacional de Komodo.

En el Parque Nacional de Komodo
En el Parque Nacional de Komodo

Aunque la excusa para ir hasta este rincón del planeta, es ver dragones de Komodo en su hábitat natural, creo que lo mejor de todo ello en realidad son las playas vírgenes, el arrecife y el fondo marino tan espectacular que a día de hoy todavía se conserva.

En la actualidad, 2020, se ha cerrado la isla de Komodo a los turistas. Según hemos podido leer, al parecer se robaban crías de dragones de Komodo, o algo así.

Digo algo así porque me parece una mentira descomunal que ningún turista pueda acceder a robar ninguna cría de un dragón de Komodo, y esto más bien, si es que es cierto, será cosa de los propios trabajadores del parque o a saber.

En mi opinión, que nada os impida viajar hasta las islas de Flores y conocer en la medida de lo posible el Parque Nacional de Komodo. Recordad que en la isla de Rinca también nacen dragones de Komodo en su hábitat natural.

Fondo marino Parque Nacional de Komodo
Fondo marino Parque Nacional de Komodo

Además, lo mejor de todo, como he dicho…es precisamente el resto de cosas que podréis ver y guardar en la memoria para siempre.

Hasta aquí nuestra etapa por Komodo, espero que mi experiencia os haya gustado, y como siempre, si tenéis cualquier duda o me queréis decir algo, dejadme un comentario.

Grandes besos Rigodones ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *