Asia,  Indonesia

6 días en la Isla de Bali

Antes de empezar nuestro viaje a Indonesia, leí que la isla de Bali te enamora o no te gusta nada, me pareció un comentario realmente extraño debido al buen rollito que a mí este destino me inspiraba.

Efectivamente yo fui una de esas personas que se enamoró de Bali, ya que realmente fue un lugar del que pudimos disfrutar y hacer de todo, explorar, comer bien, descansar, perdernos, etc

Cartel I Love Bali en arrozales de Tegalalang

Sin duda pienso que la isla de Bali es muy dinámica, con muchísimo que ofrecer, no solo templos sino también paisajes de ensueño y como ya os comenté en el anterior post sobre Bali, 6 días son realmente pocos para conocer esta bellísima Isla.

Creo que para conocer bien Bali, sería cuestión de trasladarse un par de meses y vivir en la isla, su magia… ya que aunque no es grande, hay mucho que ver en ella.

Vistas desde un puente en la carretera dirección norte, hacia Pura Ulun Danu Bratan

Para nosotros conocer en 6 días la isla de Bali era poco tiempo, pero decidimos montárnoslo lo mejor posible y disfrutar…y eso que el primer día diluvió!

Pero creo tanto en la energía positiva de esta isla, que es imposible estar de mal rollo y no saborearla al máximo…

LLegamos a Bali

Llegamos a Bali a las 16.35 de la tarde, a nuestra salida de la terminal un tsunami de taxistas empezaron a bombardearnos con precios y nombres de ciudades.

Habíamos pedido un Uber que nos costaba 250.000 rupias hasta Ubud, pero tuvimos que salir hasta el parking para localizarlo. Al llegar allí, nos dice el conductor que para Ubud son 350.000 rupias porqué hay mucho tráfico.

Molestos, volvimos a los taxis que pedían incluso más dinero y al final negociamos con uno por 280.000 rupias, unos 17€.

Si miras en el mapa, Ubud está a unos 40 kilómetros del aeropuerto de la isla, pero para llegar hasta allí se puede tardar perfectamente dos horas, dependiendo del tráfico, como ya os conté en el post primer contacto con la isla de los dioses.

Tráfico en Ubud

Nuestro primer hotel en Ubud quedaba un tanto escondido, entre arrozales, y costó un poco de localizar.  Os recomiendo tener clara la ubicación de los hospedajes o contacto telefónico con los mismos por si acaso tenéis algún problema.

Tras descubrir nuestra maravillosa cabañita de bambú en el Firefly Eco Lodge Cottages de Ubud, salimos a alquilar una moto. Para llegar hasta estas cabañas es mejor tener moto como medio de transporte ya que está un poco alejado del centro, pero en moto son apenas 3 minutos.

Como ya se había hecho de noche buscamos un buen restaurante donde cenar y el elegido fue Batubara, un restaurante brasileño muy cerca del famoso bosque de los monos, Monkey Forest.

Restaurante brasileño en Ubud, Batubara

Yo no suelo comer mucha carne, pero tenía que complacer al maridi y dejarle elegir en algo, así que me dejé llevar…y que sitio eligió!

La decoración en madera y esculturas balinesas en medio de un jardín es muy bonita, se sirven coktails y la comida es espectacular. Pedimos carne a la brasa y nos sacaron un brasero y todo…eso si, los precios nada tienen que ver con el resto de Bali, la cena nos costó alrededor de 70€ con vino.

 

Ulun Danu Bratan y Ubud

En nuestro primer día en la Isla de los Dioses, nos llovió a cántaros. Fue precioso dormir en la cabaña abierta hacia los arrozales bajo un dosel de colores escuchando el sonido de la lluvia y ver el amanecer.

Pero cuando después de un magnífico desayuno balinés y además ecológico, decidimos ponernos en marcha, nos encontramos con el primer impedimento ¿dónde vamos con la moto si llueve?

Por el momento nos dirigimos hacia Pura Ulun Danu Bratan, uno de los templos que más lejos queda de Ubud, pero queremos verlo ya que sus paisajes son impresionantes y sus templos flotando dentro del agua una maravilla.

Templo Ulun Danu Bratan en Bali

Situado a 45 kilómetros de Ubud, atraviesa unos espectaculares paisajes por el interior de Bali que jamás habríamos imaginado. Hay niebla, por lo que el misticismo crece por momentos, y paramos en varios miradores para descansar un poco de la moto.

Pura Ulun Bratan

Este complejo religioso con diferentes templos está situado a orillas del lago Bratan considerado éste como la fuente de agua más importante de la isla de Bali.

Está dedicado a tres divinidades hindúes, Brahma-Vishnu-Shiva y fue construido en el siglo XVII, pero también hay una estupa budista, con una imagen de buda en medio de un jardín.

Estupa budista en Ulun Danu Bratan. Bali

Me parece uno de los templos más bonitos de la isla, con unas vistas maravillosas al lago y las montañas. Hay barquitas para poder dar un paseo por el lago y disfrutar la arquitectura de los templos desde otro punto de vista.

Los templos, a base de terrazas, son de los más altos de la isla de Bali, y cuanto más altos son, más cerca se está de los dioses.

Vistas del lago Bratan desde el templo Ulun Danu Bratan en Bali

Si llegas en moto, debes saber que para aparcar tendrás que pagar 2.000 rupias, unos 12 céntimos, y la entrada tiene un precio de 50.000 rupias sobre los 3€,

Aquí suele hacer bastante frío, ya que está a una altura considerable y cerca del agua, por lo que mi recomendación es llevar una chaquetita si se va temprano, nosotros tuvimos que parar a comprarnos algo durante el camino.

En Pura Ulun Danu Bratan, Bali

Desde aquí, teníamos pensado dirigirnos hacia la cascada Nungnung, que de algún modo quedaría volviendo hacia Ubud, pero tuvimos que desistir. Empezó el diluvio universal y nos pilló con la moto por carretera.

Compramos unos chubasqueros y no paraba de llover, así que nos pusimos rumbo a Ubud directamente, no queríamos dar por perdido el día, por lo que decidimos descansar y disfrutar de nuestra cabañita entre arrozales.

Llegamos a Ubud empapados, y paramos a comer en el Warung D’atas Grill & BBQ, los warung en Indonesia son locales típicos de comida autóctona. Además, este tipo de restaurantes son muy económicos y se come muy bien.

Pura Ulun Danu Bratan, Bali

 

Cuando por la tarde dejó de llover, salimos a dar un paseo por una de las calles de tiendas Jalan Monkey Forest y conocer el ambiente; también nos dispusimos a darnos un buen masaje balinés.

Llevaba anotado Shambala Spa como recomendación, pero no teníamos reserva y lo tenían todo lleno. En esta misma calle, Jalan Lotus Lane está lleno de centros de masaje y finalmente nos decidimos por Starchild Spa dónde nos hicieron un hueco de última hora.

Por unos 6€ nos dieron un masaje balinés de cuerpo entero y de una hora, brutal! alucinamos los dos y salimos renovados. Intentamos reservar para el día siguiente vía wattssapp pero lo tenían lleno…una pena!

Para rematar el día, fuimos a cenar a una calle llena de restaurantes increíbles, todos ellos buenos y recomendables! La calle se llama Jalan Gootama y es peatonal, por lo que paseando puedes decidir dónde comer.

Restaurante en Ubud, Toro Sushi

Nosotros teníamos fichado Toro Sushi, ya que lo habíamos encontrado por Instagram meses antes. Disfrutamos muchísimo con nuestra cena aquí y comimos un sushi espectacular. No es económico estando en Bali pero si que sale mejor de precio que en España por ejemplo.

Restaurante Toro Sushi, Ubud

Goa Gajah, Monkey Forest y Ubud

En nuestro segundo día en Bali, empezamos visitando el templo del elefante en Ubud llamdo Goa Gajah. Se trata de un templo construido en el siglo XI a partir de una cueva, cuyo aspecto exterior da un poco de miedito.

Templo del elefante, Goa Gajah, Ubud. Bali

Dentro de esta cueva se halla la escultura del Dios Ganesha, con cabeza de elefante. Su exterior consta de varias piscinas dónde los balineses se purifican antes de sus oraciones y unos jardines extensos y muy bonitos, con estanques y pequeñas cascadas.

Con sarong en el templo Goa Gajah, en Bali

Este templo se encuentra en los alrededores de Ubud y su entrada cuesta 15.000 rupias indonesias, sobre 90 céntimos de euro. Para entrar te prestarán un sarong tanto si eres hombre como mujer.

Paseando en los jardines de Goa Gajah el templo del elefante en Bali

Nuestra siguiente parada fue el famoso The Sacred Monkey Forest de Ubud, una reserva natural de 27 hectáreas en pleno corazón de Bali, totalmente integrado con la población de Ubud. En este bosque, habitan libremente más de 500 monos o macacos de cola larga.

En el interior del Monkey Forest encontramos templos entre la vegetación, cascadas, riachuelos, etc a nosotros nos pareció un lugar muy bonito y a mi me recordó mucho a la película del Libro de la Selva.

Mono comiendo en el Monkey Forest de Ubud

La atracción aquí son los monos, que tonterías a parte tienen bastante mala leche. Hay que ir con cuidado con ellos ya que te suelen saltar encima e intentan quitarte todo lo que esté a su alcance, comida, objetos, pendientes, etc.

Nosotros vimos a varios monos pelearse entre ellos y también como mordían a traición la pierna de algún turista… mi recomendación es sencillamente ir con precaución y no hacer movimientos bruscos, disfrutar del magnífico paisaje y del espectáculo que los monos dan.

Lo más cerca que voluntariamente estuve de uno de estos monos en el Monkey Forest de Ubud

La entrada tiene un coste de 50.000 rupias indonesias y 40.000 rp para niños y el horario de apertura es de 8.00 a 18.00h. Si te alojas en Ubud y vas en moto, pasarás en más de una ocasión por el exterior del bosque sagrado de los monos, que no te sorprenda encontrarte algunos de ellos por la calle.

Nos dirigimos al Café Lotus, dónde nos tomamos una cerveza con vistas al Palacio de Ubud y reservamos mesa para cenar por la noche y ver el espectáculo de danza balinesa. Si queréis ver el espectáculo mientras cenáis, tendréis que reservar ya que el restaurante se llena y las mejores mesas suelen estar cogidas.

Vistas del escenario del Palacio de Ubud desde el Café Lotus

Visitamos el Palacio de Ubud por dentro, la entrada es gratuita. Aquí los detalles están muy cuidados, es dónde hemos visto el arte de Bali en todo su esplendor.

Tocaba cambiar de hotel, así que haciendo dos viajes con la moto, trasladamos nuestro equipaje mochilero al Pertiwi Bisma 1. En el post anterior os hablo de nuestros hoteles en Bali y precios.

Piscina infinity y restaurante en el hotel Pertiwi Bisma 1

Comimos en la piscina del hotel y pasamos la tarde bañándonos y disfrutando de las vistas a la selva. Tras descansar un poco, volvimos a salir a callejear por Ubud.

El mercado de Ubud, está muy cerca de la calle peatonal de restaurantes Jalan Gootama. Para adentrarse en este mercado de artesanías, ropa y todo lo que puedas imaginarte, hay que armarse de paciencia.

Puertas en Ubud Palace

La práctica del regateo está a la orden del día, y en alguna ocasión se sienten molestos si finalmente no les compras. Mi consejo es que os toméis la visita a cualquier mercado como una experiencia más y la disfrutéis.

Yo me agobio muchísimo en estos sitios, dónde la gente te avasalla para que compres y siempre termino por irme sin comprar nada y luego me arrepiento.

Piensa que es un ratito e intenta pasártelo bien…yo me lo digo a mi misma, aunque no siempre me funciona!

Terminamos el día cenando en el Café Lotus para ver el espectáculo de danza balinesa que se celebra en el Palacio de Ubud todos los días a las 19:30. Puedes comprar las entradas para ver únicamente la danza y estarás sentado más cerca del escenario.

Para nosotros fue una experiencia chula, cenamos en mesas bajas de madera entre los estanques, con vistas al escenario. Nos dejaron el programa de la danza en inglés que fuimos siguiendo durante el show  mientras también íbamos cenando.

La comida no fue muy especial y es un poco cara pero también pagas por ver el espectáculo, pero para mi valió la pena. El precio de la entrada en el Palacio para ver únicamente la danza es de 80.000 rupias indonesias.

Cena en Café Lotus de Ubud, durante el espectáculo de danza balinesa

La danza balinesa es una expresión de la belleza a través de leyendas, que se cuentan con los extraños movimientos y contorsiones de los cuerpos de las bailarinas y bailarines. La vestimenta es muy llamativa, de colores, con tocados enormes, palmitos, etc

En Ubud hay varios teatros dónde puedes disfrutar de esta tradición cada noche, cuando empiece a caer la tarde encontrarás vendedores de entradas en la calle cercana al Palacio, Jalan Raya Ubud.

 Pura Lempuyang, Tirta Gangga, Tegalalang rice terrace

El cuarto día en la isla de Bali nos pegamos un buen madrugón, ya que la experiencia del primer día en moto nos hizo entender la dificultad de las distancias en la isla.

Sobre las 7.00 de la mañana salimos de Ubud en dirección al templo de las puertas del cielo, Pura Lempuyang. Es uno de los templos más antiguos y venerados de la isla de Bali. Está situado al este de la isla y el camino para llegar hasta él es muy bonito.

Desayunando con vistas al Volcán Agung desde el Warung HadiDana

Entre la espesa vegetación y la estrecha carretera, empezamos a divisar el volcán Agung a nuestra izquierda, imponente e impresionante, sabíamos que estábamos cerca y nos sentíamos muy emocionados.

No habíamos desayunado para salir pronto, y tuvimos suerte de cruzarnos con un warung antes de llegar al templo. Con unas vistas impresionantes hacia el volcán, el Warung HadiDana fue nuestra salvación.

Desayunando Mie Goreng en el warung HadiDana

Nos prepararon en un rato Nasi y Mie Goreng y desayunamos como reyes. Además conocimos un par de mochileros españoles que habían pasado allí la noche y nos contaron que también ofrecían alojamiento con vistas magníficas hacia las montañas y el volcán.

En las puerta del cielo del templo Pura Lempuyang en Bali

Pura Lempuyang o las Puertas del Cielo es uno de los templos más famosos e instagrameados de Bali. Está situado en el punto más alto de la isla, en el monte Lempuyang y está dedicado al Dios de la paz, por esto es uno de los más importantes para los balineses.

La entrada es gratuita, solamente te piden la voluntad. Aparcar la moto tampoco tiene coste en este templo, eso sí, para entrar necesitarás un sarong tanto si eres hombre como mujer, y para ello mínimo deberás dejar 10.000 rupias, unos 0,60 céntimos.

Superamos la primera terraza con una imponente escalera rodeada de esculturas con dragones, banderines, etc y llegamos a la puerta del cielo, la más conocida y bonita, a través de ella divisamos el volcán Agung y es una vista fantástica.

Escalinata hacia las puertas del cielo en Pura Lempuyang, Bali

El monte Agung es un volcán en activo y además es el más alto de la isla de Bali con 3.142 metros de altura. En los últimos años, su actividad se ha acrecentado, y nosotros fuimos testigos de ello.

Durante nuestra visita el día 12 de junio de 2018 y mientras esperábamos para tomarnos fotos en las famosas puertas del Cielo, el volcán tuvo una pequeña erupción, duró pocos minutos y alcanzó los 2.000 metros de altura, aunque no fue nada grave ni tuvo consecuencias.

Erupción del Volcán Agung

El complejo de Pura Lempuyang está formado por 7 templos, y para visitarlos todos se necesitan unas 4 horas, esto te lo explican al inicio de la visita. Nosotros, nos habíamos perdido para llegar al templo y con la moto subimos hasta el que parece ser el último templo de todos, Pura Luhur que estaba totalmente solo y incluso parecía abandonado.

Nuestra siguiente parada fue Tirta Gangga, es un palacio con jardines maravilloso! su nombre significa Agua del Ganges, y es una evocación más a la religión hinduista balinesa predominante en la isla.

Tirta Gangga

El complejo tiene una extensión de una hectárea y está formado por piscinas  y jardines, se construyó en 1948 como complemento del palacio de un gobernante. Sus piscinas tienen peces de colores y fuentes de hasta 11 pisos.

Fuente de 11 pisos en Tirta Gangga
Estanque en los jardines de Tirta Gangga

El precio de la entrada es de 30.000 rp, 1,80€ y el horario de visita de 7.00 a 18.00h.

De vuelta en Ubud, paramos a comer en un warung muy recomendable, por lo bien que se come y lo económico que es. El Warung Biah Biah está también situado en Jalan Goutama, quizá las raciones de comida nos parecieron un poco pequeñas, o quizá teníamos mucha hambre…

Tras reponer fuerzas y descansar un poco en el hotel, pasamos la tarde en uno de los lugares más conocidos de Bali y de Ubud, los arrozales de Tegalalang. Estoy completamente segura de que cuando alguien piensa en Bali, la imagen de estas terrazas es de lo primero que se le viene a la cabeza.

Arrozales de Tegalalang

Antes que nada, los alrededores de Ubud están llenos de arrozales, algunos de ellos nos parecieron mucho más vírgenes y con un color más verde e impresionante que los arrozales de Tegalalang.

Éstos son muy famosos y los visita mucha gente. En junio, debido a la temporada seca ya empezaba a estar algo seco, pero aún así pudimos verlo bonito y disfrutar de las vistas.

Arrozales de Tegalalang en Bali

Aunque es gratuito, en cualquiera de las escaleras de acceso encontrarás un señor que te pedirá la voluntad para poder entrar. También está lleno de miradores con photocalls de Bali y columpios o swings de pago para tomar fotos chulísimas.

Photocall Love Bali en Tegalalang

*CONSEJOS: es muy fácil meter el pie en los lodazales y ensuciarse de barro, es conveniente llevar toallitas para limpiarse. Por este motivo, quizá lo mejor sea ir en chanclas, siempre que la temperatura acompañe.

También te recomiendo llevar algo de dinero suelto porqué en esta zona está repleto de niños y niñas pequeños pidiendo limosna.

Volviendo a Ubud con la moto, fuimos testigos de la celebración de una ceremonia balinesa, en la que todo el mundo iba de blanco y estaban rezando en la calle…fue algo muy bonito sin duda.

Rematamos el día cenando en un restaurante griego en Ubud, como os he dicho, la oferta gastronómica es inmensa. Nostimo Greek Grill se encuentra en Jalan Raya Peng y tiene una decoración muy chula combinando las maderas y esculturas balinesas con los colores blancos y azules mediterráneos.

Moussaka en Nostimo Greek Grill en Ubud

A nosotros nos encanta la comida griega y os puedo asegurar que en este restaurante se come de maravilla, totalmente recomendado! Aunque los precios una vez más están por encima de la media de los warung balineses.

Pura Tirta Empul y Campuhan Ridge Walk

Nuestro último día en Ubud y el quinto en nuestro paso por la isla de Bali, lo dedicamos a conocer el templo del Agua o Pura Tirta Empul y a pasear por Campuhan Ridge Walk.

El Campuhan Ridge Walk o Bukit Campuhan es un sendero entre arrozales y la vegetación de Bali a pocos minutos de Ubud. Este camino adoquinado tiene un recorrido de aproximadamente una hora, es gratuito y una buena forma de empezar o terminar el día.

Campuhan Ridge Walk, Ubud

Durante las horas de más sol, resultará algo agobiante, por lo que recomiendo llevar agua por si acaso.

No está señalizado, así que hay que tirar de google maps o maps.me, las aplicaciones que utilizamos en nuestros viajes. Se encuentra en la calle Jalan Raya Ubud, a la derecha en una bajada tras el hotel Warwik Ibah Luxury Villas.

Campuhan Ridge Walk, arrozales de Ubud en Bali

El templo Tirta Empul, no muy lejos de Ubud,  fue construido en el año 962 y es uno de los más antiguos de la isla y su traducción sería templo de las Aguas Sagradas. A parte de pagodas y jardines, tiene una piscina construida en piedra de la que brotan las aguas que dicen ser sagradas.

Fuentes sanadoras en Pura Tirta Empul, Bali

La creencia balinesa dice que sus aguas tienen poderes curativos, por lo que es frecuente encontrar ofrendas y gran cantidad de balineses bañándose.  El precio de la entrada es de 15.000rp y el horario de 8.00 a 17.00h.

Pura Tirta Empul, templo del agua en Ubud. La gente se purifica bañándose en sus aguas.

A mediodía tomamos nuestro vuelo a Labuan Bajo para pasar 3 días en las islas de Flores y poder ver dragones de Komodo.

Jimbaran, Balangan Beach

A la vuelta de las islas Gili, tras nuestro paso por Komodo, hicimos una parada en Jimbaran, localidad relativamente cercana al aeropuerto Ngurah Rai de Bali, desde dónde tomaríamos un avión a Singapur el 22 de junio.

Nos alojamos en un complejo muy típico balinés que se llama Flower Bud Bungalows, que es chulísimo y está formado por cabañitas de bambú cerca de la playa. Caminando llegamos en unos 5 minutos a la famosa Balangan Beach dónde disfrutamos durante la tarde de los surfers y nuestra última puesta de sol balinesa.

Flower Bud Bungalows, piscina y restaurante en Jimbaran

La playa de Balangan es muy famosa entre los surferos, tiene unos 200 metros de playa y unas olas impresionantes dónde practicar este deporte.

El ambiente es puramente surfer, gente joven con sus tablas haciendo hogueras en la arena y tomando cervezas. También vimos que había muchos perritos que se crían cerca de la playa y que la gente cuida.

Algo que me sorprendió bastante fue que al acercarse el atardecer, aparecieron al menos 4 parejas asiáticas vestidos de novios con sus fotógrafos, por lo que seguramente esta playa será también famosa por esto.

Cenamos en el restaurante del hotel y nos retiramos a descansar. Al día siguiente nuestro avión salía temprano para Singapur y estábamos a unos 30 minutos en coche del aeropuerto.

 

Hasta aquí nuestro paso por la isla de Bali… escribiendo este post, me doy cuenta de lo mucho que nos dejamos por ver y la cantidad de cosas que ofrece este maravilloso lugar.

Sin dudarlo, recomiendo pasar más días en Bali para poder disfrutar de las cataratas, que fue algo que nos faltó, o algunos templos. Pero como dije al principio, nosotros tenemos claro que algún día volveremos y lo haremos únicamente para conocer bien la isla.

Mientras tanto os diré que disfrutamos muchísimo de estos 6 días, que nos lo tomamos con calma, que tuvimos tiempo para bebernos cervezas fresquitas, pasear, y grabar a fuego en nuestras retinas los maravillosos paisajes de la isla de los dioses 🙏  Namasté

 

 

 

 

Summary
Article Name
6 días en la Isla de Bali
Description
Nuestro itinerario de 6 días en la isla de Bali, qué hacer, qué visitar, dónde alojarse, restaurantes, templos, actividades, etc
Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *